domingo, 30 de octubre de 2011

Pota con cebolla.






La pota es un molusco muy parecido al calamar y, según la especie y la procedencia, adquiere un tamaño considerable, de ahí que se le conozca con el nombre de calamar gigante. Ambos son moluscos que carecen de concha, lo que hace que se clasifiquen dentro de los cefalópodos, al igual que ocurre con la sepia, el calamar o el pulpo. La calidad de la pota es inferior a la del calamar, algo que se ve reflejado en su precio. De hecho, es mas barata que la mayoría de moluscos similares.

En el puerto de Villajoyosa, los pescadores desembarcan dos tipos de pota. Las barcas que pescan en tierra cogen pota blanca, de unos 20 cm de largo y unos 100 gr de peso. Las barcas que van a la gamba, pescan potas negras, mucho más grandes. 

Las potas que voy a preparar pertenecen a estas últimas, y son un regalo de mi cuñado, una bellisima persona. Él trabaja en un pesquero, y siempre tiene detalles como este. Gracias Pere.






Ingredientes:

- 1,5 kg de pota
- 1kg de cebolla
- 250 ml de aceite de oliva.
- 300 ml de vino blanco
-  4 dientes de ajo
- 4 o  cinco hojas de laurel.
- Sal

Preparación: 

Lo primero y mas laborioso es limpiar la pota. Para ello, separaremos la bolsa de las patas, quitaremos todo interior de la bolsa, y le quitaremos la piel, dejando la carne. Con las patas hacemos igual, quitamos los tentáculos y la piel. Hay que conseguir únicamente la carne blanca..

Una vez esté limpia la pota, la cortamos a trozos regulares, y la introducimos en un perol. Picamos la cebolla muy fina, y la metemos también, junto con el resto de ingredientes, todo en crudo.

Ya introducido todo en el perol, lo pondremos al fuego, a un fuego muy suave. Debe estar cociéndose 1 hora y media más o menos, cuanto más tiempo de cocción mejor. Le iremos dando vueltas de vez en cuando, hasta conseguir que la cebolla desaparezca, dando como resultado una salsa ligera.

Buenísima.





 

No hay comentarios:

Publicar un comentario